Como reducir el consumo de aire comprimido

By | 25 febrero, 2020

Siempre es importante tener en cuenta que los compresores de aire pueden consumir mucha electricidad. Por este motivo siempre se deben hacer los mantenimientos correctos y evitar cualquier tipo de problemas con las instalaciones el mantenimiento se puede solicitar en instalacionesmorant.com.

Los problemas de funcionamiento de los compresores de aire son un gran problema a la hora de mantener un buen consumo de energía. Por este motivo, el día de hoy te traigo algunos consejos que te permitirán reducir el consumo de aire comprimido en tu empresa.

¿Cómo se reduce el consumo?

Es importante tener en cuenta ciertos aspectos que resultarán fundamentales a la hora de reducir el consumo de aire comprimido. Dentro de los principales están:

Reparar las fugas de aire

Siempre será indispensable prestar una gran atención a las fugas de aire, puesto que así se pueden contrarrestar las pérdidas de aire. De esta forma, el compresor no tendrá que trabajar más y por este motivo se tendrá un consumo de energía mucho más eficiente.

Es muy importante saber que la instalación está viva, y por este motivo se pueden producir fugas de una forma muy sencilla. Por lo tanto, siempre será muy importante reparar las fugas e implementar protocolos de inspección periódicos para supervisar toda la instalación.

Apagar los compresores cuando no están en uso

Es muy importante que para reducir el consumo de aire, se debe interrumpir el suministro en las aplicaciones no operativas. Es decir, siempre se deben apagar los equipos mientras que no se estén utilizando, por ejemplo, durante la noche o los fines de semana.

Así, se logrará evitar desperdiciar aire en las líneas de producción que no estén en funcionamiento. Esto permitirá que se pueda tener un gran ahorro de energía porque los compresores no trabajarán de forma innecesaria.

Utilizar solo el aire necesario

Es importante tener en consideración que la presión de trabajo afecta directamente la potencia requerida, lo que quiere decir que una presión más alta será un mayor consumo de energía. Esto sucede especialmente cuando se trata de incrementar la presión de trabajo para compensar una caída de la presión.

Por este motivo, se recomienda que se hagan los mantenimientos adecuados, para que se pueda tener una instalación completamente optimizada. Esto permitirá evitar un gasto innecesario de aire comprimido en las instalaciones, lo que conlleva a un gran ahorro de dinero. Por lo tanto, el mantenimiento periódico será fundamenta.