Una luna de miel con susto incluido

By | 9 mayo, 2017

pildoradeldiadespues.es foto 1

Cada mujer sabe muy bien en qué punto se encuentra su reloj biológico, es verdad que hoy en día en ese sentido estamos muy limitadas, los tiempos en los que vivimos nos vemos obligadas a retrasar la maternidad mucho más de lo que en realidad quisiéramos. Por eso es que cada una sabemos hasta donde llega nuestro límite, el mío en particular con la llegada de dos hijas preciosas, por supuesto ya casi metida en los cuarenta no me veo yo mucho por la labor de pasar muchas más noches sin dormir por el llanto de un bebé en casa, la pereza me puede y a ver a mis hijas cada día más autónomas mucho más, además creo que hay un tiempo para todo y a mí ya me tocó disfrutarlo en su día. Ahora es otro modo de vida el que me planteo y entre ellos el disfrutar más de mi pareja que sin querer los hijos nos absorben y echamos hacia un lado también a una persona muy importante.

Tanto es así que nosotros cogimos al toro por los cuernos y nos dispusimos a celebrar una segunda luna de miel, las niñas se quedaban con mis padres y nosotros nos iríamos a pasar un fin de semana loco los dos solos. Desde que nacieron las niñas incluso San Valentín lo hemos celebrado con ellos por lo que la intimad que hemos tenido durante todo este tiempo ha sido en realidad cero, así que hice una pequeña maleta y nos dispusimos rumbo a un balneario cercano a casa del que nos habían hablado muy bien. Claro como dijimos que era una celebración y habíamos alquilado la suite más cara que tenían fueron generosos y decoraron la habitación para la ocasión, la verdad que todo apuntaba a una noche inolvidable y mucho más de lo que nos imaginábamos.

Comenzamos con la cena arrumacos, besos, carantoñas, una copa de vino por aquí y otra por allí, mezclado con champan que una cosa llevó a la otra y cuando nos quisimos dar cuenta ya habíamos consumado y además sin protección, ni cuenta nos dimos hasta pasados varios minutos, nuestra reacción fue de alarma y desesperación, y el primer impulso fue de ir a la farmacia de guardia en busca de información, allí me ofrecieron probar la pildoradeldiadespues.es y quedarme tranquila ya que no me tocaba ovular por lo que no podría quedarme embarazada. Volvimos a la habitación con el susto en el cuerpo que no se fue hasta que no me bajó el periodo, creo que no siquiera en la juventud lo había pasado tan mal.